DÍA NACIONAL DE LA MEMORIA Y LA SOLIDARIDAD CON LAS VÍCTIMAS DEL CONFLICTO ARMADO

Hoy, como cada 9 de abril, Colombia honra la memoria de todas las víctimas que han dejado 70 años de violencia armada en el país. Mujeres violadas, niños usados como escudos humanos para la guerra, seres humanos torturados, desaparecidos, asesinados, desmembrados. El terror de la guerra pareciera habernos convertido en personas inmunes al dolor ajeno. Hemos estratificado las víctimas y las hemos convertido en víctimas buenas y víctimas malas. Tal cosa no existe.
 
El 9 de abril debe servirnos no solo para homenajear las cientos de miles de víctimas de nuestra guerra intestina, sino para comprometernos con el reconocimiento y respeto de sus derechos. El derecho a la verdad, a la justicia, a la reparación y a la no repetición deben ser la brújula que nos muestre el camino que debe seguir el Estado colombiano en esta época de postconflicto. 
 
Es inherente al ideario Liberal el respeto por la vida y la dignidad de cada ser humano y, por lo tanto, desde el Congreso de la República nuestra bandera será la vida y la dignidad; nuestro compromiso será con la gestión efectiva de los derechos de las víctimas; y nuestra meta será la paz con justicia social para que no se derrame más sangre, para que la tierra de Jorge Eliécer Gaitán no tenga más motivos para llorar.